Tipos de pérdidas auditivas

Ver pantalla completa 


Según Jáudenes (2006, cit), dependiendo si la pérdida de audición se encuentra en un solo oído, se denomina unilateral y si es en ambos bilaterales, pudiéndose clasificar según los siguientes criterios: a) Según el momento de aparición:

Sordera prelocutiva

  • La pérdida auditiva antes de que se desarrolle el lenguaje (antes de los dos años)

Sordera perilocutiva

  • La pérdida auditiva aparece entre los dos y los cuatro años, momento en que se está desarrollando el lenguaje oral.

Sordera postlocutiva

  • La pérdida auditiva aparece tras la adquisición del lenguaje, a partir de los cuatro años.
b) Según la localización de la lesión:

Sorderas de trasmisión o conductivas

  • Existe alteración en la trasmisión del sonido a través del oído externo y/o el oído medio.

Sorderas mixtas

  • La lesión se localiza en el oído interno.
c) Según el grado de pérdida auditiva (datos recogidos en Clasificación del Bureau Internacional de Audiofonología­-BIAP):

Audición normal

  • (<20 dB): el niño es capaz de oír sin dificultad.

Sordera leve

  • La pérdida es de 30 decibelios
  • Se presentan dificultades para escuchar sonidos o conversaciones a cierta distancia.
  • Pueden presentar problemas de atención, de aprendizaje, dislalias, retraso en el lenguaje y dificultades de comprensión en ambientes ruidosos.
  • Suelen pasar desapercibidos y generar conductas desviadoras.

Sordera severa

  • La perdida de hasta 90 decibelios.
  • Presentan dificultad hasta para captar gritos. Perciben palabras amplificadas.
  • No son capaces de adquirir el lenguaje de forma natural.
  • Necesitan de forma temprana ayudas técnicas como audífonos e intervención logopédica para aprovechar los restos auditivos que tengan.

Sordera profunda

  • Umbrales que superan los 90 decibelios.
  • No percibe la voz aunque sea bastante fuerte.

Cifosis

  • Pérdida auditiva total.
La pérdida de audición en niños y niñas no se suele notar durante el primer tiempo de vida, lo cual afecta considerablemente al desarrollo del lenguaje, a la capacidad de aprendizaje y a la sociabilidad. Es de gran importancia el papel que juegan los padres y profesores para descubrir si el niño/a tiene o no algún problema auditivo y poder detectar con la mayor brevedad posible.