Terminología Correcta para dirigirse a las personas sordas

Ver pantalla completa 


En este apartado conocerás los términos correctos en los que podrás dirigirte a una persona sorda sin usar palabras peyorativas.

 Primera comunicación con una persona sorda.

Te encuentras en el momento que tienes delante a una persona sorda con la que te vas a comunicar, por lo que aquí te facilitamos algunos consejos para que la comunicación vaya mucho mejor:
En primer lugar
es aconsejable situarse en un sitio tranquilo, luminoso en que el podáis estar libres de barreras ni ruidos. Si eres tú el que quiere llamar su atención y en ese momento no te está mirando, solo basta con tocar su hombro para que se gire.
En segundo lugar
es importante tener un contacto visual, por lo que si eres tú el que quiere llamar su atención y en ese momento no te está mirando, solo basta con tocar su hombro para que se gire.
Por ultimo

la concentración juega un papel muy importante, evitando las distracciones que puedan surgir en el lugar donde os encontréis.

En el momento de la conversación

Te encuentras en el momento que tienes delante a una persona sorda con la que te vas a comunicar, por lo que aquí te facilitamos algunos consejos para que la comunicación vaya mucho mejor:

La importancia de la lectura labial

En el momento de la conversación es muy importante vocalizar con la máxima claridad posible, pero sin exagerar demasiado, y evitando las frases largas y complejas.

En caso de que la persona sorda no nos entienda
Volvemos a repetir las palabras de nuevo o usando otros sinónimos con frases más sencillas.
Usar signos y expresiones faciales

Si ya conoces algunos signos es el momento de ponerlos en práctica, así como acompañarlos de expresiones faciales para una mejor comunicación.

Falsas creencias sobre las personas sordas

Seguro que alguna vez has escuchado que las personas sordas leen los labios, y es cierto, pero eso no significan que continuamente deban de hacer un esfuerzo realizando lectura labial.

Otro concepto que se tiene de las personas sordas es que tienen mal carácter y son desconfiados, pero no es una normal general de las personas sordas. Por ello te animamos a que descubras por ti mismo/a que no es así.
Muchas personas también se preguntan si las personas sordas pueden conducir. La respuesta es muy sencilla, SI. Para conducir tan sólo es necesario disponer de una buena visión a través de un espejo retrovisor panorámico.

Otra cuestión muy planteada es si las personas sordas pueden bailar al no poder oír. Dentro del colectivo de personas sordas hay un gran número de personas que son aficionadas al baile, sin que la sordera sea un problema para ellas. Sienten el ritmo y las vibraciones de la música.

Movimiento asociativo de personas sordas

Al igual que las personas oyentes, las personas sordas se afilian a asociaciones y agrupaciones de personas sordas, para compartir espacios de encuentro, información, formación, intercambio de experiencias, ocio, y tiempo libre, así como de realizar reivindicaciones para la eliminación de las barreras de comunicación en los diferentes ámbitos de la vida diaria.

En España hay muchas asociaciones de personas sordas y se encuentran integradas en las federaciones autonómicas, creando así una auténtica red.

En estas asociaciones y federaciones se crean espacios de información y difusión, desarrollo de actividades y servicios dirigidos a jóvenes, personas mayores, familias, etc.: escuelas de padres, cuentacuentos en lengua de signos, actividades de ocio y tiempo libre, clases de lengua de signos, etc. De esta manera se disfruta colectivamente entre el grupo de amigos y amigas.

Lo ideal es que tengas la oportunidad de visitar alguna asociación de personas sordas en la zona por la que vivas, siendo una buena oportunidad para llevar acabo todo lo aprendido de la Lengua de Signos.

La historia de algunas de las asociaciones de Personas Sordas de España se remonta a hace más de cien años de antigüedad.

En el caso de Granada, el movimiento asociativo se remonta a 1954, año en que se puso en marcha el Colegio de Educación Especial CajaGRANADA “Sagrada Familia”, conocido popularmente como el Colegio de Sordos “La Purísima”. Fue en este Centro Educativo donde con el transcurso de los años y conforme el alumnado sordo iba creciendo y formándose, se comenzó a gestar la idea entre un grupo de personas sordas de constituirse en Asociación, contando para ello con Luis Ruiz Aguilera, un líder dispuesto a todo por conseguirlo.

Las entidades de personas sordas surgieron por la necesidad de comunicarse entre el colectivo, en su lengua y relacionarse con otras personas sordas, llegando a convertirse en los lugares en los que perviven y se reavivan los valores de la comunidad sorda: actividades en lengua de signos, información accesible en LSE, manualidad, cultura, deporte, etc.

Todo esto ha sido posible gracias a personas sordas que han liderado la proliferación de este tipo de asociaciones y han conseguido mantener unido a este colectivo. Uno de estos lideres sordos fue Juan Luis Marroquín, fundador, en 1936 de la federación nacional de sociedades de sordomudos de España, antecedente de la confederación estatal de personas sordas (CNSE).