Historia de la Comunidad Sorda

Ver pantalla completa 

Fray Pedro Ponce de León

Nació en Sahagún (León) sobre 1505-1510.

Se hizo monje benedictino en el monasterio de Sahagún (1526) y, posteriormente, se traslada al monasterio de San Salvador de Oña (Burgos), donde vivirá hasta su muerte, en 1584.

¿Por qué te hablamos de este monje oyente? Gracias a él se superó la idea aristotélica de que no se podía enseñar a las personas sordas. Enseñó a leer y escribir a hijos sordos de personas ricas. Para hacerlo usaba una mano para representar las letras mientras que con la otra las señalaba en el papel.

¿Quieres saber hasta cuándo hubo que esperar para que se crearan los primeros colegios específicos de enseñanza de niños y jóvenes sordos? En España, hasta principios del siglo XIX. Concretamente el primer colegio se fundó en 1805.

El profesor Roberto Francisco Prádez

Nació en Zaragoza en 1772. Era sordo de nacimiento y fue educado por sus padres oyentes. A la muerte de sus padres, estudió Bellas Artes en Valencia. En 1797 se trasladó a Madrid a seguir estudiando en la Academia de San Femando. Murió en Madrid en 1836.

¿Sabes por qué es tan importante? Fue el primer profesor sordo de personas sordas del mundo. Estuvo trabajando casi toda su vida en el primer colegio para alumnos sordos de España. Este colegio se entusiasmó con la idea de tener un profesor sordo para sus alumnos también sordos. Primero se ofreció como profesor de dibujo. Años después también enseñó caligrafía.

El pintor Navarrete el Mudo

Juan Fernández de Navarrete nació en Logroño en 1526. Se quedó sordo a los tres años por una infección. Parece ser que esto le dificultó aprender la lengua oral, pero sí se comunicaba por signos, sabía leer y escribir y tenía una amplia Juan Fernández de Navarrete nació en Logroño en 1526. Se quedó sordo a los tres años por una infección. Parece ser que esto le dificultó aprender la lengua oral, pero sí se comunicaba por signos, sabía leer y escribir y tenía una amplia cultura. Tener bastante cultura era un requisito necesario para poder dedicarse a la pintura en su época.

Fue el pintor español más importante que trabajó para Felipe II; pintó cuadros para el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Murió en Toledo en 1579. ¿Quieres saber cómo evolucionó su pintura? En sus cuadros fueron predominando los claroscuros, con puntos de luz focalizados sobre fondos en tinieblas. También pasó de plasmar formas más perfectas y acabadas a usar pinceladas sueltas.

Algunas de sus obras son: El bautismo de Cristo, Oración en el huerto, Entierro de San Lorenzo.

Juan Luís Marroquín Cabiedas

Nació en Madrid, el 23 de junio de 1903, en una familia humilde. Él fue un hombre sencillo, muy humano y cariñoso con los sordos de España y del extranjero. A los 5 años comenzó a perder audición, pero antes pensaban apuntarlo como músico porque su voz era muy potente para cantar. En 1914, durante la I Guerra Mundial, tuvo dolor de cabeza un día en el parque y fue ahí cuando oiría la música por última vez en su vida. Se desmayó y el médico afirmó que por una meningitis se había quedado totalmente sordo.

En 1915 fue al Colegio Nacional de Sordomudos y Ciegos, que ahora es el Centro Superior de Estudios de Defensa Nacional (CESEDEN), y allí aprendió Lengua de Signos. Más tarde, estudió Bellas Artes con oyentes, sordos y ciegos y Marroquín se comunicaba con dactilología.

En 1934, Marroquín fue el primer presidente sordo de la Asociación de Sordomudos de Madrid, participó en el movimiento asociativo de Barcelona con el Instituto Catalán de Sordomudos por su 25 aniversario, donde, por primera vez, contactó con Personas Sordas catalanas, en concreto con Ángel Calafell, un gran amigo. Allí en Barcelona hablaron sobre la necesidad de crear una Federación para Sordos de toda España porque les preocupaba la situación del colectivo durante la Guerra Civil. Al final, en 1936 se creó la Federación de Sordos de España, con Marroquín como presidente, que actualmente es la CNSE.