Convenciones sociales básicos

Ver pantalla completa 


 Queremos llamar la atención a una persona sorda ¿Cómo lo hacemos?

Estás cerca de una persona sorda, en ese momento no te está mirando, pero necesitas llamar su atención para comunicarte con ella. Existen dos lugares en los que tocar para llamar la atención de la persona con la que quieres signar, que son:

Un pequeño toque en el hombro o en la pierna si ambos estáis sentados en ese momento

Cuando quieres llamar la atención de una persona sorda, o de un grupo de personas sordas, que no está lo suficientemente cerca de ti, las formas más comunes son estas:

Cuando las personas sordas necesitan llamar a otra persona, o a un grupo, aprovechan las vibraciones del suelo, dando suaves golpecitos con los pies. El material que mejor transmite las vibraciones es la madera, siendo realmente más útil ese tipo de material.

Otra forma parecida a la anterior es dar suaves golpes con los nudillos en la mesa para que la otra persona sienta la vibración, mayoritariamente en situaciones informales, por lo que no suele ser lo más correcto si no se conoce a esa persona.

Si la persona a la que queremos llamar su atención, está en ese momento ocupada u concentrada en otra cosa, lo más correcto es apagar y encender la luz de esa habitación dos veces, de esa forma reconocerá el aviso de llamada. Si es posible también, puedes acercarte un poco más hacia ella para que pueda verte.

 Contacto visual

Como ya hemos visto, el contacto visual es muy importante para poder iniciar una conversación con una persona sorda, así como también las convenciones básicas para llamar su atención y poder comenzar la comunicación.
Lo más importante a tener en cuenta es que el espacio en el que os encontréis sea lo más iluminado posible, que os podáis ver bien, sin que detrás haya un foco de luz molesto, ya que sería difícil entender lo que se está diciendo.

 Durante la conversación con una persona sorda

La persona sorda debe estar en una situación estratégica desde la que tenga una perspectiva visual general del lugar en el que se encuentra, así como que éste sea luminoso, para que pueda ver bien.

Es importante que exista contacto visual con la persona sorda. No se debe circular ni pararse en sitios donde se interrumpa el contacto visual entre personas.

No hay que hablar ni muy deprisa ni muy despacio, se ha de vocalizar de forma clara sin exagerar, y hay que utilizar frases cortas o sencillas para la total comprensión de lo que se está diciendo.

Se ha de hablar sin obstaculizar la boca para que la persona sorda pueda leer los labios.

La expresión facial es un elemento de gran ayuda, así como los componentes que completan el discurso verbal: mimo, gestos, escritura, etc. En caso de que la persona sorda no entienda, hay que repetir lo dicho pero con otras palabras.

Se debe respetar la atención dividida de la persona sorda si se quiere que siga una explicación al completo. No hay que dar información a la vez que se señala algún estímulo visual, como un texto, una imagen o un objeto; hay que esperar a que la persona sorda lo haya acabado de mirar para continuar con la explicación. Y si se lee un texto, hay que procurar no bajar la cabeza para que se puedan leer los labios.

Según los restos auditivos de la persona sorda, quizá ayude el hecho de levantar la voz un poco. Pero no hace falta gritar, ya que hace perder expresión facial y además resulta inútil para aquellas personas sordas con pérdidas auditivas severas o profundas.

Se debe informar a la persona sorda acerca de la información acústica del entorno (alarmas, timbres, cláxones, etc.) para que no quede excluida de los mensajes dirigidos a una mayoría oyente.

Si son varias las personas que van a intervenir en la conversación, lo adecuado es colocarse en círculo ya que ello facilita la buena visibilidad.

 Turnos en la conversación

Es posible que, por algún motivo, tienes que interrumpir a alguien mientras te está contando algo, como le puede pasar a cualquier persona. Lo más adecuado es usar las expresiones faciales y corporales, avisando de que necesitas decirle algo, y seguro que la otra persona sabrá que vas a interrumpir la conversación para avisarle con educación.

Es muy importante que cuando varias personas estén reunidas, se respeten los turnos de palabra y no hablen todos/as al mismo tiempo, facilitando de esa manera el acceso a una completa comunicación.

Aquí mostramos el signo más habitual para pedir “perdón” cuando sea necesario interrumpir a la persona que esté hablando:

Otra opción de hacerlo, es decir el signo “esperar un momento”:

 Despedidas

Cuando un grupo de personas sordas se dispone a despedirse, lo más normal es que entre personas sordas se alargue el tiempo más de lo habitual en comparación con las personas oyentes.

Si te encuentras en esa situación estando con un grupo de personas sordas lo mejor es continuar el tiempo necesario de la despedida, disfrutando de ese momento.

 Es la hora de comer

Al igual que las personas oyentes, las personas sordas también tienen la educación de desear al resto de comensales ¡Que aproveche!, haciéndolo de dos maneras.

Se usa el signo “aprovechar”, cuando sea una situación más formal, o dar dos golpes en la mesa con los nudillos cuando sea algo más informal, con personas con la que tengas confianza.

A la hora de disponerse a brindar, se chocan los nudillos de los dedos en vez de las copas, de esta manera el sentido que se utiliza no es la audición sino el tacto.

Hay otros comportamientos muy habituales entre las personas sordas relacionados con el momento de la reunirse, por ejemplo, prefieren sentarse en mesas redondas para poder comunicarse mejor y, a ser posible, de espaldas a la pared, para no perder visibilidad y tener un mayor control de la situación, o de lo que pasa alrededor.

 Aplauso visual

El aplauso que usan las personas sordas es visual, agitando las manos. De esta manera de aplaudir se puede captar con la vista la intensidad del aplauso, mientras que en el aplauso de las personas oyentes no sería posible diferenciarlo.

Cuando le vayas a aplaudir a alguien lo mejor es que esperes a que te esté mirando hacia donde estás, sino perdería esta información.